Navidad 2022 con @GalianaRgm: Abogado

¡Feliz Navidad!

Ha sido un placer estar con vosotros esta semana. Me toca despedirme en un día tan especial como el de hoy.

Después de pensar miles de temáticas para hacerlo he llegado a la conclusión que tan sólo debía cerrar el círculo.

Abogado

Soy abogado y en casi dos décadas de profesión jamás he perdido un caso en los tribunales. Hoy tampoco ha sido el día, pero a pesar de haber salido triunfante me siento derrotado hasta el punto de cuestionarme continuar en lo que ha sido mi vida durante todo este tiempo.

Tres años dedicado a este caso. Tres años en los que mi socio se ha ocupado de todo lo demás. Tres años en los que se han incorporado nuevos jóvenes al bufete y no les he dedicado ni un solo minuto. En todo este tiempo no he asistido a los partidos de fútbol de mi hijo, es más, no sé si sigue jugando los sábados por la mañana o lo ha dejado; no recuerdo cuándo fue la última vez que celebré nada en familia tipo cumpleaños o algo parecido; ni siquiera soy capaz de pensar en cuando tuve sexo con mi mujer, sexo de verdad, no por tenerlo.

Este caso me ha obsesionado por completo desde el principio, me abdujo y sedujo a partes iguales. Ahora que todo ha terminado, voy conduciendo no sé muy bien hacia donde por una carretera secundaria, y aunque mi trabajo ha sido todo un éxito y mi reputación sigue intacta es la primera vez que me cuestiono éticamente lo que he hecho.

Defender al cliente ha sido mi trabajo, sin importarme nada más. Siempre he partido de la base de que todos son no culpables de los delitos que se les imputan, y me he limitado a defender ante el juez su no culpabilidad.

Este caso es diferente, aunque al principio me pareciera uno más ahora sé que no. Ella es libre, nadie más podrá acusarla. Se acabó el proceso, hemos ganado, no más apelaciones ni más nada. Ella no ha mostrado ninguna reacción, nada. Solo ha dicho gracias, en el mismo tono que utiliza cuando le abro la puerta y la dejo pasar.

Me eligió para defenderla por mi reputación. Me pareció un caso simple. Mujer maltratada por su pareja en el ámbito familiar, no hay denuncias, solo tengo su confesión. El marido muere. Su familia sospecha que ella le ha envenenado, hay una jugosa herencia de por medio. Se le quiere hacer la autopsia al cadáver. La viuda se niega. Finalmente se lleva a cabo por orden judicial. ¡Bingo! El marido había fallecido envenenado. El caso se va enturbiando cada vez más. La angelical viuda empieza a no parecerlo tanto, como si tuviera dos caras. Aún así, en contra de mis principios, me empeñé en creer en su inocencia.

En primera instancia mi defendida es declarada no culpable. La familia del difunto apela, lo normal habiendo tanto dinero de por medio y con una autopsia que confirma el envenenamiento. El Tribunal Superior de Justicia hoy mismo sentencia sin posibilidad apelación, y de nuevo es declarada no culpable.

Como abogado suyo sé demasiadas cosas que me hacen dudar que ella sea inocente, pero esas mismas cosas también me llevan a exculparla.

¿Quién envenenó su marido? Esa es la gran pregunta que me tiene obsesionado. Necesito encontrar la respuesta para poder seguir siendo lo que soy, el mejor abogado de la ciudad.

Galiana

Acerca de Galiana

Escritora, creativa
Esta entrada fue publicada en Escritora, Galiana, Literatura, Narrativa, Relatos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Navidad 2022 con @GalianaRgm: Abogado

  1. Galiana dijo:

    Reblogueó esto en Galianaescritoray comentado:

    El relato fue publicado el día de Navidad de 2022 en el blog galianaycia

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s