Pegasus y James Bond

El personal pendiente de Pegasus. No del caballo alado del dios Zeus, no. Los israelitas crearon un programa de espionaje y le pusieron el nombre del famoso equino mitológico.

Por lo visto desde hace la pila de años los gobiernos de medio mundo usan el programita de marras para espiar a los del otro medio, y ya que están meten la nariz donde les da la real gana.

La cuestión no es de ahora. Los gobernantes que se sabían espiados se lo callaban porque a la vez hacían lo mismo con el resto. Esto suena a peli de James Bond o a la serie de televisión The Blacklist, aquí la realidad supera a la ficción.

Hemos llegado a tal punto que no eres nadie si tus comunicaciones, teléfono, ordenador, correos electrónicos, cualquier tipo de programa de mensajería y demás no ha pasado por Pegasus.

Quienes han sido objetivo de este programa sienten que han violado su intimidad, no es para menos. Los demás, ansiosos de notoriedad, hablan de cuestiones de Estado y de cortar cabezas a quienes no hayan hecho los deberes, como si fuera tan fácil controlar a los James Bond de turno. Estos notas en el fondo desearían que el programa espía conociera sus secretillos para darles esa pátina de vaya usted a saber qué de la cual tan necesitados están.

Sea o no con Pegasus el verbo espiar es lo importante en nuestras vidas y no solo en la de los gobernantes.

Es curioso que uno comenta cosas banales con compañeros de trabajo o cenando en familia y ahí tienes en tu ordenador, por arte de magia, anuncios comerciales sobre el tema en cuestión.

Hace algunas campañas publicitarias determinado gran almacén comercial basó su publicidad en reconocer que nos escuchaban en nuestra vida privada y nadie dijo ni mu.

Si tenemos tan normalizado el verbo espiar ¿por qué nos extraña Pegasus?

Podemos seguir distraídos con tanto espionaje tratando de averiguar quiénes serán los siguientes en ser espiados, si nos lo cuentan en el momento oportuno para hacer de menos a fulano o mengano, si alguien lo hace porque es bueno victimizarse como espiado…

Mientras esté Pegasus enredando nadie se fijará en que la inflación va disparada como la Deuda; el Euribor ya está en positivo, con lo que los hipotecados empiezan a rezar todo lo que saben y más a sus dioses respectivos, y la economía es un desastre colosal.

Galiana

Puedes escuchar el podcast (buscando «La columna de los lunes de Galiana») o clica en la imagen de tu plataforma preferida 👇

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo, Podcast, Podcast La columna de los lunes y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s