¿Sanidad de «guerra»?

La Sanidad Pública en este país tenía el cartel de ser la mejor del mundo antes de la pandemia, con toda probabilidad lo fuera.

El pasado en salud poco importa en tiempos de pandemia. La COVID se ha llevado el sistema sanitario por delante, al menos eso dicen quienes trabajan dentro y quienes lo utilizan.

¿Qué está sucediendo en la Sanidad Pública española?

A bote pronto es un cacao maravillao, un sindiós.

Todo el mundo está a disgusto, los profesionales y los pacientes. Unos claman porque no pueden realizar con unas mínimas condiciones su trabajo y otros porque la atención es bastante deficiente.

Un descomunal follón que a algún iluminado se le ha ocurrido solventar con la palabra avalancha.

Desde los medios de comunicación, en las redes sociales, los hospitales y la atención primaria lo primero que le dicen a quien pregunte es la dichosa palabra de marras. Viene a significar paciencia, estamos desbordados, atendemos cuando podemos.

Así las cosas tenemos a los profesionales quejándose por la falta de medios y personal. La Administración central y las Autonómicas respondiendo que sí, que ya, que mañana. Los centros sanitarios, desde el más grande al más pequeño funcionan con lo que tiene y como Dios les da entender. Se van gestionando de la mejor manera posible que creen. Los resultados en algunos casos son aceptables aunque mejorables dentro de lo que hay, en otros un completo desbarajuste.

Esto lo sufren los enfermos que llevan dos años acumulando tarros de paciencia en la alacena junto a los de la mermelada casera. Son conscientes que el sistema sanitario ya no es lo que fue. No se culpa al profesional que atiende directamente salvo cuando el tarro se rompe en una o ambas direcciones (puede pasar). El paciente no puede más con el “vuelva usted mañana”.

Cada ola de COVID, van seis, la Sanidad Pública está aún más patas arriba, y la palabra “avalancha” crece de forma exponencial. Nos explican que con las UCIS saturadas todo se retrasa. Ante eso…

¿Qué sucede con patologías como cardiología, oncología, o los enfermos crónicos que necesitan de un seguimiento diario y sus consultas van como el Guadiana?

Infinidad de pruebas y operaciones se están aplazando sine die. Algunas personas están viendo su enfermedad agravada y otras están falleciendo.

Al principio de la pandemia alguien definió la situación sanitaria como hospitales de guerra. Quizá decir que nuestra Sanidad Pública se ha convertido en una Sanidad de Guerra sea una monstruosidad, pero cuando a un enfermo le dicen que su médico ya le llamará porque hay “avalancha” y el teléfono no suena el sentimiento de ir encaminándonos a ese concepto es endemoniadamente plausible.

Galiana

Puedes escuchar el podcast en tu plataforma preferida (buscando «La columna de los lunes de Galiana») o clica en la imagen 👇

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo, Podcast, Podcast La columna de los lunes y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s