Las «Letras calientes» de @AlexFlorentine: Tamagotchi

Tamagotchi (Tamago y Uocchi) Similar a cuidar un huevo de alguien

Llego a casa y lo primero que hago es saludarlo. Abrir la puerta que da a la habitación y ver si sigue allí, sentadito sobre el colchón, medianamente tranquilo y sujeto por el cuello, manos y tobillos. Las primeras, las tiene delante, atadas con una corbata de algún otro que cuidé. Suelen, cuando les dejo marcharse, olvidar alguna pertenencia. Ni se despiden siquiera. A algunos me los encontré por la calle después y cambian de acera, acelerando el paso, con el consiguiente peligro que ello supone.

Son unos desagradecidos. Los alimento cuando piden comida, juego con ellos, los curo (porque se hacen daño al querer soltarse, en el cuello, muñecas y tobillos); les riño (normalmente cuando se hacen ese daño); les lavo porque no se pueden mover y se hacen sus necesidades en un pañal, y les dejo la luz encendida toda la noche, apagándola por el día. Estoy siempre pendiente de ellos. Desde mi smartphone controlo lo que está sucediendo en la habitación, gracias a cuatro cámaras. Una en cada vértice del cuarto.

Mi objetivo es que crezcan, y convertirlos en hombres hechos y derechos. Que dejen de ser los niñatos que me encuentro en el bar. Algunos tardan más, otros menos. Unos evolucionan más rápido. A día de hoy no sé en qué se basa el cambio que sufren. Algunos, me atrevería a decir, que se vuelven hasta interesantes. Se convierten en verdaderos ángeles y les dejo ir. Así acaba mi labor.

Normalmente no tardo mucho en conseguir al siguiente. Me visto elegante y seductora, que lo uno no quita a lo otro, e incluso juego a ser otra persona bajo mis pelucas. Por supuesto, de cabello natural y de reconocida marca.

Os he contado mi vida mientras me deshago de mis zapatos de tacón. Tengo los pies molidos. Todo el día en la oficina, y sentada, está comenzando a pasar factura a mis caderas. Deslizo las manos hacia atrás y bajo la cremallera de mi falda de tubo de corte ejecutivo.

Él me mira.

Me deshago de la chaqueta y la cuelgo delicadamente del respaldo de la silla. El traje se merece ese trato, costó mi sueldo —íntegro— de un mes. Mi blusa es color caramelo y en menos de un minuto es lo que cubre mi cuerpo y tapa mi culo.

Me sigue mirando.

Con los pulgares en mi cintura me propongo deslizar las medias hacia abajo. Primero una pierna y después la otra.

Además de mirarme, su cuerpo demuestra que le gusta lo que ve. Incluso bajo el pañal. Un pañal, que espero esté impoluto, pues hace poco más de una hora que estuve en la casa, lo alimenté, cambié y le susurré a la oreja lo que su mamá haría con él después.

Me acerco, y sus piernas y brazos sufren una sacudida. Ya sabe lo que va a pasar. Sé que sufre, pero es así como les riño. Cuando no estoy se hacen daño con las correas, como os dije más arriba.

El colchón de la cama tiene un plástico que lo cubre y sobre este, las maravillosas sábanas que estreno en cada ocasión. Evito ser una esclava de la lavadora y mi posición social me permite hacerlo.

Me subo sobre mi juguete y le despego las tiras laterales que sujetan el pañal. Huele delicioso, el pañal, claro, como a talco. Mi juguete debería estar tan impoluto como el pañal, pero mañana toca dejarlo ir y considero que lavarlo sería un trabajo para nada. Está bastante manoseado, como cualquier aparato hoy en día, pero no le doy importancia.

Un rato después, ya vestida para ir de nuevo a mi empresa y mientras preparo el calmante intravenoso que le suministraré, pienso que es uno de mis mejores logros. Seguro, seguro, que se lo piensa mejor la próxima vez. Si es que los hombres se creen que son los únicos que juegan con muñecas.

Pero no solo hay muñecas.

@AlexFlorentine

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Alex Florentine, Escritora, Letras calientes, Literatura, Narrativa, Relatos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las «Letras calientes» de @AlexFlorentine: Tamagotchi

  1. antoncaes dijo:

    Que miedo das a veces. 😛

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s