Entre purgar y respetar

 

De un tiempo a esta parte el verbo purgar se usa para casi todo y siempre lo conjugan los mismos. ¿Quiénes son estos? Todos aquellos que, por alguna razón que se me escapa, se creen con derecho a decirnos a los demás cómo debemos pensar, qué nos debe gustar, la película que debemos ver, cómo debemos alimentarnos, opinar, cual debe ser nuestra orientación sexual, nuestra religión, e incluso se atreven por encima de las leyes y sin argumentación alguna a indicar qué es justo o no.

El verbo purgar es horripilante. Relacionarlo con todo lo anteriormente expuesto significa que si no eres tal y como los purgadores quieren que seas te van a eliminar, vas a desaparecer, te van a convertir en nada.

Esto no implica que vivamos en un país lleno de asesinos. El personal no va por ahí matando a todo aquel que no se acomoda a los dictados de los purgadores. Estos se limitan a hacerte la vida imposible, convertirte en un apestado social.

Esto da repelús, lo sé. Miremos con detenimiento a nuestro alrededor porque está pasando.

Los purgadores intentan imponer lo suyo a los demás porque están convencidos que lo suyo es lo correcto, lo justo, lo ético, lo fetén… Dejando a un lado esto, que ya es, hay cuestiones anteriores por resolver. ¿Quién les ha elegido para estar por encima de los demás? ¿Por qué lo que ellos piensan o dicen está por encima de aquello que pensamos o creemos el resto? ¿De verdad son superiores?

El verbo purgar es algo que se ha conjugado muy bien en cualquier dictadura, sea del color que sea, desde tiempos inmemoriales. Ha servido toda la vida de Dios para deshacerse de personas que disentían del parecer del dictador y así este se mantenía en el poder.

Personalmente no confío en ninguna persona que en su vocabulario utilice el verbo purgar.

Siempre he respetado y respetaré que cada cual diga todas las sandeces que quiera, faltaría. Por supuesto es libre de hacer bandera de que sólo lo suyo es lo mejor, que ha sido elegido para liderar esta o aquella causa, para gobernarnos a todos en plan El Señor de los anillos y bla, bla, bla…

Respetar es un verbo que siempre me ha gustado. Las personas que conjugan el verbo purgar no saben cómo se escribe.

Suele pasar que en el mundo de los purgadores las personas respetuosas no cabemos, en el nuestro ellos sí.

Para terminar a los purgadores les recomiendo ver la película “La soga” de Alfred Hitchcock, entenderán muy bien de qué estoy hablando y tal vez terminen purgándome.

Galiana

Puedes escuchar la versión en podcast en iVoox (busca «La columna de los lunes de Galiana») o clica en la imagen 👇

Puedes escuchar la versión en podcast en Apple (busca «La columna de los lunes de Galiana») o clica en la imagen 👇

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo, Podcast, Podcast La columna de los lunes y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Entre purgar y respetar

  1. JM Vanjav dijo:

    Purgar es la justificación de algo, cuando menos, discutible o censurable. Tratar a críticos o disidentes como una plaga es algo que va contra nuestra supuesta inteligencia. Una crítica argumentada o una opinión diferente deben ser testigos de aviso sobre que algo no va bien del todo y depurar, o evolucionar nuestra política, pensamiento o idea debería ser la forma de actuar. Es curioso que en los sistemas mecánicos o electrónicos, cuando hay tensiones o calentamientos, sí apliquemos este conocimiento y en la vida social engañemos ocultándolo o directamente purguemos la fuente.
    Ya te he localizado en el podcast 👍

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s