El enemigo en casa

Nos preguntamos una y mil veces a diario como es que la ciudadanía no levanta la voz antes los hechos tan graves que acontecen en nuestro país; aunque bien es cierto que no encontramos la respuesta si hemos llegado a la conclusión que nos merecemos cuanto nos sucede porque tenemos el enemigo en casa y así es complicado ganar la batalla.

No nos engañemos tenemos un Gobierno que esconde su ineptitud tras una máscara de arrogancia, desprecio y autoritarismo propios de quien no saben hacer su cometido. Los motivos de porque se lo permitimos son un enigma por descubrir pero lo cierto es que agachamos la cabeza rogando a los dioses que nos saquen como sea de ésta, que sean ellos y no el Gobierno quien encuentre la fórmula para hacer que la tasa de paro descienda, que los bancos abran sus líneas de crédito a las empresas, que se reduzca la Deuda, el Déficit y que algo o alguien mande de una puñetera vez a los Mercados Bursátiles y sus manejos de paseo y con ello deje de preocuparnos la Bolsa y la dichosa Prima de Riesgo.

Junto a los ciudadanos que mayoritariamente abrazan el inmovilismo como religión se encuentran los que se han convertido en “palmeros” del Gobierno y los “avispados”, nos van a permitir que obviemos a los primeros porque es tal el vómito intelectual que nos provocan estos aprovechados de las desgracias ajenas que no merecen ni el tiempo que invertimos en escribir unas líneas sobre ellos y pasemos directamente a los segundos.

Los “avispados” a los que llamamos directamente ilusos, sin ánimo de faltar el respeto a nadie que para eso ya tenemos al Gobierno y su prepotencia, siguen creyendo a pies juntillas que la solución vendrá de la mano del resto de partidos de la oposición, y es aquí donde nos da la risa viendo el panorama tan desolador que tenemos en la clase política de este país.

Empecemos por la segunda fuerza política. El PSOE hizo su Congreso en un intento por cerrar sus heridas; reconozcamos que cerrar un agujero de 5 millones de votos perdidos no se cura con un poquito de árnica sino con algo más que un potente antibiótico y la elección de Rubalcaba y su apuesta por el continuismo, lo cual nos sigue sin cautivar, ha dejado todo en un calma chicha que no nos gusta. Los socialistas dicen estar trabajando desde dentro pero a los ciudadanos no nos llega, de ahí que el PSOE siga sufriendo un desgaste brutal aún estando en la oposición y sin hacer oposición.

No echemos la culpa de no saber contener al Gobierno a los socialistas porque el resto de partidos con representación parlamentaria dan la callada por respuesta y así nos va.

IU después de emborracharse, lo mismo que UPyD, de la subida en votos, ha decidido que el problema más acuciante que tenemos es enarbolar la bandera republicana y la Casa Real se lo está poniendo fácil. Rosa Díez es la novia ofrecida que está decidida a casarse con el mejor postor sin darse cuenta que los matrimonios sin amor no funcionan nunca.

De los nacionalistas mejor ni hablamos porque su “mercenarismo” es de tal calibre que a la mente nos viene una lista inconmensurable de exabruptos que no tenemos intención de plasmar aquí.

Con esta clase política tan al servicio de la ciudadanía es normal que nos suceda lo que nos sucede dado que el enemigo lo tenemos en casa.

Galiana

Acerca de Galiana

Escritora, creativa
Esta entrada fue publicada en Galiana, La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s