David venció a Goliat y lo hará una vez más

Las elecciones andaluzas y asturianas siguen dando que hablar porque nada salió según la hoja de ruta prevista y eso duele, y mucho, tanto a unos como a otros.

Tanta victoria amarga tendrá sus consecuencias y a todos nos acarreará alguna que otra carga cuya horquilla se abre entre lo esperado por “el personal” y lo inesperado por los políticos que aun habiendo ganado no gobernarán.

A Rajoy nada le salió como esperaba y desde Seúl prepara la venganza más terrible y ejemplar sobre los españoles en forma de Presupuestos Generales del Estado dándole poder a Montoro y a De Guindos para meter el cuchillo “al personal” hasta las entrañas; la consigna es no cortarse y  si tienen que rodar cabezas no es problema ya que entran dentro de los temidos y mal llamados daños colaterales; en ello está incluida la 4 de Arenas si fuera menester.

Llamemos a las cosas por su nombre, Rajoy pensaba que pasar por encima de los españoles cobijado bajo su aplastante mayoría absoluta sería coser y cantar pero ha resultado que los ciudadanos somos duros de pelar y por mucho que nos asfixien seguimos respirando y moviendo brazos y piernas en lugar de estar inertes esperando lo que tenga que venir; nos podrán crujir a impuestos, ojito que la subida del IVA está sobre la mesa, pero las mentiras que nos toman por tontos es lo que le ha costado al PP la Junta de Andalucía y no los recortes.

Los resultados de los comicios autonómicos le han dicho a Rajoy que los españoles vamos a vender caro nuestro Estado del Bienestar, que no estamos por la labor de ser una marionetas en sus manos y de regalarle sin más nuestros derechos nada de nada.

Los asturianos y andaluces han hablado en las urnas, ahora nos toca al resto demostrar que estamos a la altura, para ello debemos hablar en la calle y secundar masivamente la Huelga General.

Andalucía y Asturias han abierto el camino demostrado que en política nada está escrito; “David” puede vencer a “Goliat las veces que se necesiten, para ello solo hay que estar unidos, tener fe y luchar.

Cierto que al Gobierno le importa poco y menos la convocatoria de la Huelga General; tal es la capacidad de confianza de Rajoy, algunas veces raya lo patéticamente absurdo, que está convencido que “el personal” acudirá a trabajar como si nada. Cuenta con la amenaza de despido que los empresarios están ejerciendo sobre los trabajadores en unos momentos en los que tener un trabajo se ha convertido en un lujo no al alcance de todos.

Andaluces y asturianos le han dicho a Rajoy que ese no es el camino aunque para ello se han tragado algún que otro sapo bastante incomestible, ahora nos toca al resto pararle los pies asumiendo los daños colaterales como un mal menor.

Galiana

Acerca de Galiana

Escritora, creativa
Esta entrada fue publicada en Galiana, La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s