¿Ordenador o tablet?

El pasado martes la gente de Apple nos deleitó a sus fans con su primera Keynote de 2022, pese a que los rumores Y filtraciones ya nos habían anticipado prácticamente todo lo que allí se vio.

La presentación del iPad Air 5 equipado con el procesador M1, ya presente en algunos modelos Pro, volvió a resucitar el debate de cuánta potencia es útil realmente en una tablet. Porque si de potencia se trataba, Apple rizó el rizo con la presentación de su procesador M1 Ultra, llenando nuestras pantalla de millonarias cifras de transistores, chips, instrucciones por segundo y demás datos técnicos que causaron efecto y nos abrumaron.

La potencia puede ser un factor diferenciador entre tablet y ordenador pero, en mi opinión, unidos a él hay otros factores más importantes a tener en cuenta a la hora de elegir. Y es cierto que aunque las mayores pantallas y los procesadores más potentes de las computadoras pueden encaminarse más a la productividad profesional, los últimos diseños de los iPad, Surface o Galaxy, con la posibilidad de conectarles múltiples accesorios, permiten que también se desarrollen con ellos tareas altamente exigentes.

Ahora bien, lo que creo que hay que plantearse al elegir una u otra herramienta es qué queremos hacer con ella y cuál es nuestro presupuesto.

¿Vamos a utilizarla para consumir contenido o para producir?

Ver películas, consular webs, escuchar música y podcasts, consultar nuestro correo y gestionar nuestro calendario, por ejemplo, demanda requisitos de hardware menores. Editar vídeo, retocar fotografías, componer música, programar o modelar diseños en 3D requiere mayor capacidad de proceso.

Y dentro de las tareas de producción sería bueno distinguir, por ejemplo, entre subir fotos o vídeos a nuestras redes sociales o ser fotógrafos profesionales de bodas y eventos. La demanda de calidad en el resultado final o el volumen de archivos a gestionar es radicalmente diferente, por poner un caso.

Cuando sepamos qué es lo que vamos a hacer habrá que preguntarse qué software existe para hacerlo. Esto sí que es importante, no todos los programas tienen versiones para todo tipo de máquinas, y si las tienen, en algunos casos difieren mucho en cuanto a prestaciones y capacidad. Final Cut Pro, por ejemplo, tiene versión para los Mac pero no tiene versión para iPad.

No olvides que el hardware más poderoso, sin software, se convierte en un ladrillo, por así decirlo.

Para acabar, una última cuestión es si necesitas usarlo en movilidad y de qué manera. Aunque está claro que, exagerando mucho, para repasar el correo en el metro no vas a llevar encima tu ordenador de torre completo, con CPU, pantalla, teclado y ratón a cuestas (y sin ningún sitio para enchufarlo) y que para esa tarea está más indicado llevar una tablet, yo también valoraría si la tablet en transporte público debe ser de 8 pulgadas o de casi 13, por ejemplo. ¿Que no sabes bien cuál? Pásate por algún comercio y compara los distintos modelos, lo entenderás.

Ya sabes, reflexiona para qué quieres la herramienta y al final sabrás cuál es la que necesitas, si una tablet, y de qué tamaño, o un ordenador, fijo o portátil.😎

@percheronAC

Para leer más post clica en categorías

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Tech sunday y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s