Hospital

 

Hospital

 Hace un mes que trabajo como interino en el hospital. Soy el único enfermero de planta y tengo turno con siete compañeras más. Me siento genial, enseguida me aceptaron en su grupo, me enseñaron el funcionamiento y ya quedamos alguna que otra vez a la salida del trabajo para tomar algo.

Llevo poco tiempo en la ciudad, comparto piso con otro chico que es informático. A mi familia la he dejado a unos 500 kilómetros y no tengo ninguna relación actual. Mi ex-novia no deseaba mi ascenso profesional, no le gustaba siquiera que estuviera estudiando de continuo y lo dejamos hace medio año. Desde ahí y hasta ahora, pues qué os contaría, poco o nada con el lío de la mudanza.

Gloria es una de mis compañeras, tiene cinco años más que yo, aparenta cinco menos y sentí la llamada química nada más verla. Es reservada con su vida personal, pero otra compañera, Elena, me dijo que se separó hace año y algo.

Esta noche tenemos pocos pacientes y la mayoría no necesitan analgesia, así que son pasadas las doce y hemos terminado de dar las medicaciones. Apagamos luces y nos dirigimos al cuartito de descanso, donde tenemos un microondas y una cafetera.

Esta noche somos seis en el turno. Los malditos recortes y las vacaciones nos dejan bajo mínimos, pero es verano y reconozco que menos personas enfermas.

Gloria es de personalidad nerviosa y fuma desde la separación. Yo no, salvo alguna vez cuando salgo de copas, por ejemplo. La veo que aparece con su bolso bandolera y sus ojeras marcadas. Hoy está más triste y me preocupa. Verla a diario es un soplo de aire vivo para mí. Cuando descanso, la echo de menos. Seguro que ella no siente lo mismo por mí. A veces nos rozamos y noto esa especie de electricidad. Entonces, nos apartamos con un pequeño salto, un titubeo.

Se dirige a mí y me pregunta si la acompaño a fumar un cigarro. Miro a las demás, la mayoría pasan de nosotros y Elena, mi «Celestina» particular (me dice que se nos nota que nos gustamos) dice que sin prisa, que no hay nada que hacer salvo introducir datos en los informes y que ya lo va haciendo ella.

Sonrío a Gloria, que me devuelve la suya de un modo triste, se da la vuelta y la sigo.

Vamos a la parte de atrás y salimos por una puerta contra-incendios a una magnífica noche estrellada. Hay mucho silencio, solo el «run-run» de los motores de la lavandería, a lo lejos.

Su pelo negro refleja las estrellas y la luna. Se queda de espaldas y no dice nada, no hace amago de encender un cigarro. Yo me pregunto qué hago aquí, no sé qué decir. Nos separan centímetros.

¿Qué espera?

Me acerco y vuelvo a sentir esa electricidad. Noto su cuerpo tenso. Sus perfectas formas bajo el uniforme blanco.

—Me gustas.

De repente se da la vuelta, me mira con cara seria y me suelta eso a bocajarro. Lo que no puede evitar que tome su barbilla, sonría y le responda que ella también a mí, antes de besarnos.

Me voy a separar, pero sus manos lo impiden, me abraza, su boca se abre, su lengua pide paso entre mis labios, su respiración se agita. La mía, también. La empujo hacia la pared, sus manos bajan a mis nalgas y aprietan. Casi gime. Las mías rozan sus pechos, bajan por su abdomen y llegan a la altura de la goma de su pantalón blanco. Su respiración se detiene un instante, sus manos se deslizan también por la goma de mi pantalón y nuestras pelvis se juntan bailando un ritmo frenético.

Nuestras lenguas juegan a llegar a las gargantas y mis manos no pueden más. Mi entrepierna clama por salir de adentro del pantalón y Gloria… Es lo que hace.

Tan solo un minuto después, sus piernas están alrededor de mi cadera, nuestros pantalones en los tobillos y mi cuerpo dentro del de ella meciéndolo con suaves envites, asentado sobre las palmas de mis manos.

 

@AlexFlorentine

 

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Alex Florentine, Escritora, Letras calientes, Literatura, Narrativa, Relatos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Hospital

  1. arfonking dijo:

    A mí esas cosas no me pasan 🤣🤣🤣

    Me gusta

  2. antoncaes dijo:

    Vaya no me extraña que en ese hospital se ponen malos hasta los enfermer@s.😜
    🤣🤣🤣

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s