Ni a propósito

Es notable la cantidad de personas no aptas ni a propósito para el cargo que, por carambola o vaya usted a saber qué otra razón, han conseguido colocarse en las más altas esferas de este país desde hace décadas.

Según el diccionario de la RAE la palabra que define a la persona que no es apta ni a propósito para el cargo es el adjetivo inepto. En la segunda acepción de este vocablo la cosa no mejora, el significado es necio e incapaz.

Sólo imaginar que las personas que están en las más altas esferas de este país puedan ser calificadas de esta manera pone los pelos como escarpias.

Lo hace porque son quienes controlan y dirigen los designios políticos, económicos, de relaciones internacionales y demás de España.

La cuestión está en que de modo fehaciente dejan constancia de su escasa preparación para el puesto que ocupan.

El problema no sería de suma gravedad si estuvieran rodeados de personas preparadas. Por desgracia sus asesores más cercanos son nombrados a dedo por amiguismo o para pagar favores que se deben, en ningún caso se valora la capacidad para llevar a cabo el cargo que van a afrontar.

El resultado, así estamos desde hace décadas, es un desastre mayúsculo.

Mayúsculo dado que toda persona al frente de un alto cargo debería cumplir con tres obligaciones y el orden de las mismas no debe ser alterado. Estos personajes modifican sin pudor alguno este orden. La primera de ellas servir a su país, después contentar a los suyos y por último pensar en sí mismos.

Todos aquellos que ni a propósito son aptos, como dice la RAE, para ocupar las más altas esferas desde hace décadas se preocupan en primer lugar de sí mismos, lo que viene siendo afianzar su culo en la silla y engordar su patrimonio; a continuación miran por los suyos, nombran a sus amigos para puestos importantes garantizándoles un futuro de por vida, y por último tienen en consideración a los de a pie.

Todo esto lo hacen con el apoyo de los medios de comunicación afines y los aplaudidores de las redes sociales.

¿En algún momento implosionará todo esto? Ya se aseguran ellos que no pase fracturando a la sociedad para esconder de este modo su ineptitud.

Con tanto no apto ni a propósito para el cargo sólo nos queda seguir encomendándonos a los dioses.

Galiana

Recuerda, puedes escuchar la versión en podcast en el canal Galianaescritora de Telegram

👇

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s