Las «Letras calientes» de @AlexFlorentine: Caperucita

Caperucita

Como cada tarde, la joven Carmina lleva la cesta con comida a su abuelita. Un bosque húmedo y oscuro, separa su casa de la de ella y su madre. No tiene padre, ya que un día salió de caza y nunca más regresó ni se supo de él. Tampoco se encontró cuerpo alguno y las malas lenguas aprovecharon para correr la voz de que se había ido por decisión propia abandonándolas a su suerte.

Carmina y su madre viven de la huerta y del ganado propio. Su madre la tuvo mayor y un prematuro dolor de huesos no la deja hacer el difícil camino a través del bosque.

Siempre que la muchacha se va, le recuerda que guarde bajo los alimentos y en la cesta, un cuchillo bien afilado por lo que se pudiera encontrar.

Carmina ya lo hace. También lleva una ballesta preparada y colgada de su hombro. Su padre la había enseñado a cazar y gracias a eso disfrutaban de la carne de los animales salvajes.

Con su capa roja se dirige a paso resuelto entre el musgo y las resbalosas piedras; entre las ramas caídas y la hojarasca. De repente, escucha un ruido tras ella. Deja, sigilosa, la cesta en el suelo y toma la ballesta.

—¿Sabes que eres muy peligrosa?

De detrás de un tronco sale un chico de más o menos su edad, con las manos en alto.

Carmina baja la ballesta y la apoya en un tronco, a su lado. Se abalanza sobre el muchacho y se funden en un apasionado beso.

—En este bosque hay todo tipo de animales. Y lo sabes —le dice mirándolo a los ojos y mordiéndose el labio inferior.

—¡Qué ojos más grandes tienes, Carmina!

—Son para verte mejor.

—¡Qué boca tan grande tienes, Carmina!

—Es para comerte mejor…

Y dicho eso, la muchacha se agacha delante de él.

—Es para amarte mejor… —dice a modo de excusa el chico cuando ella descubre la zona más débil de él ante sus labios rojos e hinchados por el reciente y apasionado beso.

La respuesta del muchacho hace reír a Carmina, que al momento sigue con lo que estaba haciendo alegando que debe de irse pronto.

Los animales del bosque callan, el viento cesa y solo se escuchan las respiraciones agitadas de los dos. Un grito desgarrador de él hace que los pájaros, observadores de la escena, echen a volar con estruendo dejando las copas de los árboles desnudas.

Unos minutos después, Carmina entra en casa de la abuela.

—Vaya, hija. Ni que hubieras venido corriendo. Tienes las mejillas a juego con la capa. ¿Hace frío en el bosque?

—Abuela, mucho. No quieras saberlo.

Carmina se ríe para sus adentros porque hace poco estuvo desnuda sobre la húmeda hierba y bajo el caliente cuerpo de su pretendiente. A ver qué excusa da a su madre, si acaba enfermando a causa de sus acciones amatorias. En verano es mejor, pero corren el riesgo de que alguien se interne en el bosque y los vea. Ahora, la mayoría de los humanos no cruzan por allí e incluso los animales están en sus madrigueras guareciéndose. Su novio suele hacer un chiste con esa circunstancia, alegando que su entrepierna tiene frío y que le gustaría estar dentro de la suya todo el invierno.

@AlexFlorentine

 

 

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Alex Florentine, Escritora, Letras calientes, Literatura, Narrativa, Relatos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las «Letras calientes» de @AlexFlorentine: Caperucita

  1. antoncaes dijo:

    No me cansaré de decir que el cuento ya no es lo que era. 😉

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s