La rueda del hámster

En cualquier medio de comunicación el político de turno del partido político que sea hace la declaración que le parece más oportuna con mejor o peor acierto. Los titulares que se destacan son los que convienen al medio, éstos suelen ser llamativos y escandalosos para llamar la atención del personal. Importa poco si se contradice con el contenido de las declaraciones, se busca enredar para vender.

Con el titular prefabricado las redes sociales hacen un trabajo fino. Tanto que el resto de políticos le dan hasta en el carné de identidad al político por lo no declarado. No declarado porque el personal no ha pasado del titular, el contenido del artículo es lo de menos.

Durante un día, dos o incluso una semana los partidarios de unos y otros se echarán en cara basura en abundancia. El cruce de palabras llegará a insultos entre políticos o agresiones verbales entre los partidarios de unos y otros en las redes sociales.

El medio de comunicación habrá hecho su agosto con independencia del mes en el que estemos, será trending topic, la imagen del político se habrá hecho viral. Todos habrán sacado tajada.

¿Todos?

En todo este pasteleo entre medios y políticos por estar en el candelero falta una parte muy importante. El receptor.

¿Alguien se preocupa por él? Nadie.

A los políticos y a los medios de comunicación no parece importarles este intercambio de zascas (qué horror de palabra) en redes sociales o tertulias de programas. Tampoco les preocupa la mella que todo esto está causando en quienes reciben la información, ni por supuesto el hartazgo de los votantes, ni el vómito intelectual que provoca este juego de trileros que se traen entre ellos.

En algún momento dado nosotros, que elegimos a unos en las urnas y a otros a la hora de informarnos, deberemos parar esta rueda del hámster.

Exijamos políticos que tengan algo más que vender que su cretinismo, su ego y su falta de escrúpulos. La política es seriedad, no un circo de tres pistas lleno de aplaudidores.

Nosotros podemos elegir medios de comunicación que informen sin necesidad de fabricar titulares que tan sólo busquen generar polémica, odios y visceralidades con la finalidad de llenar sus arcas a costa de sacrificar el rigor y avergonzar a la profesión.

¡Qué cansino es ver cómo se mueve el hámster en su rueda!

Galiana

Recuerda, puedes escuchar la versión en podcast en el canal Galianaescritora de Telegram

👇

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La rueda del hámster

  1. Pingback: La rueda del hámster – La prioridad eres tu.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s