Sentimiento de orfandad

De un tiempo a esta parte un sentimiento de orfandad me invade por completo.

Hasta no hace mucho tenía claro qué medio de comunicación ver, leer o escuchar. A día de hoy todos me parecen iguales. Cada cual a su manera son palmeros de quién les da de comer. En su descargo alegaré que las facturas hay que pagarlas, las sucesivas crisis económicas les han destrozado a casi todos. Todo tiene un precio, éste ha sido olvidarse del verbo informar con rigor e independencia a cambio de salvar sus empresas y miles de puestos de trabajo.

Hasta no hace mucho sabía qué grupo político me representaba, al menos en parte. A día de hoy los ideólogos de los partidos hacen populismo barato, sus ideas dependen de un titular en las redes sociales. Los políticos dicen todos lo mismo, no se diferencian los unos de los otros en nada aunque las siglas sean diametralmente opuestas porque en esencia su mensaje es nada. Todos ellos son expertos en juntar palabras, en construir frases vacías de contenido, promueven a las masas con engañifas, se les da de maravilla faltar el respeto del que está en frente, ninguno tiene visión de Estado, todos van a lo suyo con un descaro perverso.

Hasta no hace mucho en las redes sociales se podía conjugar el verbo debatir si sabías elegir los foros adecuados. Éstas hace tiempo son un ring de boxeo (todos mis respetos para quienes practican este noble arte). En ellas el personal, escondido tras el anonimato, vomita lo primero que le pasa por la cabeza durante 24 horas todos los días de la semana. Sin solución de continuidad y amparándose en la protección que da la masa borreguil se dedican a la caza y captura del débil, nadie se va a la cama sin humillar o burlarse de alguien. Es increíble la de estupideces y sandeces que puede leer una en poco más de un minuto. El personal necesita, la menda incluida, estar ahí, da igual lo que se diga o como se diga lo importante es que te lean, tener like, retuit, que la patochada de turno se haga viral, careciendo de importancia que la narrativa tenga sentido alguno e incluso sea veraz.

Los medios de comunicación dejando de informar, los políticos no haciendo su trabajo y las redes sociales siendo un vomitorio funcionan como ejes sobre los cuales pivota casi todo.

Me siento huérfana al percibir la agresividad apoderándose de pilares básicos, viendo como la sociedad ha perdido en alguna parte del camino la filosofía y la ética. El verbo pensar se expresa sin conjugarse en ninguna de sus personas o tiempos.

Quizá estoy siendo algo pesimista, quizá esté hablando más con el corazón que con la razón, quizá es un otoño extraño con demasiadas incertidumbres.

Galiana

Recuerda, puedes escuchar la versión en podcast en el canal Galianaescritora de Telegram

👇

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sentimiento de orfandad

  1. elcieloyelinfierno dijo:

    Comparto totalmente contigo la visión que tienes de la sociedad actual. Será por ello; que casualmente auer lei un titulo que decia “Duelos y literatura. Cómo encontrar en la escritura una vía para atravesar el dolor”. Un cordial saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s