Cuestiones pendiente en la UE

Este mes de junio está siendo mucho peor de lo que imaginábamos y eso que no hemos llegado ni a la mitad del mismo y sobra decir que la recta final anuncia una “hoja de ruta” que no pinta nada bien.

Las declaraciones de la Directora del FMI no son nada alentadoras para la eurozona porque eso de proclamar que debemos salvar el euro en menos de tres meses y dejarlo ahí como quien no quiere la cosa es para hacérselo mirar. ¿Al Fondo Monetario Internacional de verdad le interesa generar más dudas en los Mercados Bursátiles a costa del denostado euro?

Esta forma de alarmismo usando frases lapidarias que han puesto de moda quienes dirigen ciertas Instituciones  solo consigue condenarnos a todos a una especie de “suicidio colectivo” prolongando la agonía de los que de verdad lo están pasando mal para demostrar que el futuro es mucho más oscuro de lo que a simple vista parece.

No pretendemos ser pesimistas, que ya es mucho pretender con la que tenemos encima, pero la situación en la eurozona es de suma gravedad y el futuro de la misma es bastante incierto.

El domingo se despejarán ciertas dudas tras los comicios griegos, pero el fantasma de la salida de Grecia del euro es ya casi una realidad de la que nadie quiere hablar porque se desconocen los efectos no solo a corto sino a medio y largo plazo respecto de las medidas que se deban tomar desde Bruselas o como puedan afectar a los países ya intervenidos, Irlanda, Portugal, España o a los que están al borde de solicitar el dichoso rescate como son Chipre e Italia.

Esta falta de respuesta de la UE ante la primera crisis seria que se le presenta nos hace plantearnos determinadas cuestiones que pensamos serían solventadas con acierto en el caso hipotético de plantearse y ha resultado que hechas realidad desde Bruselas no han sabido o no han querido resolver.

La Europa de las dos velocidades es más real que nunca. No estamos resentidos por haber tenido que solicitar el rescate para la Banca por 100.000 millones porque el agujero de la Banca no ha sido culpa de la UE sino de la ambición desmedida de nuestras entidades crediticias que pensaron que “todo el monte era orégano” y ahora son las únicas que van a sacar tajada a coste de “los de siempre”

¿Qué tipo de catástrofe sin paliativos hace falta para que nos concienciemos que Bruselas no hará nada por nadie que no le suponga un beneficio para ella misma y desde luego España no está en su lista de preferidos?

Galiana

Acerca de Galiana

Escritora, creativa
Esta entrada fue publicada en Galiana, La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s