Hambre y ganas de comer

Miradas furtivas arriba

Dicen que una eficaz manera de conquistar a alguien es por el estómago. Como en mi casa me cocino yo a mí mismo, se juntan el hambre con las ganas de comer. La faena gastronómica deriva en un ejercicio de autosatisfacción y autoseducción, placentero pero laborioso. Así es la vida.

@joseraigal

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Fotografía, Miradas furtivas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s