Dímelo a la oreja

Auriculares. El sonido directo a tu cerebro desde las puertas de tú mismísimo oído. Al principio fueron los conectores propietarios de cada marca, si tenías un Ericsson te olvidabas de enchufarle los auriculares de tu Motorola, por poner un ejemplo. Luego, no recuerdo quien empezó, puso en los smartphones el Jack de 3,5 mm que ya pululaba por los ordenadores de sobremesa y los portátiles.

Y finalmente llegaron los manos libres bluetooth. Muchísimo más cómodos al no enredarte con el cable ni tener que llevar el móvil encima. Dicen los sibaritas del sonido que pierden en calidad de audio frente a un buen cable, y estoy seguro de ello. Los que uso en la actualidad son unos JBL bluetooth y no hay color cuando los he comparado con unos EarPods de Apple con conexión Lightning, que cuestan la quinta parte que los primeros. No hay color, gana el cable.

Los sistemas son variados, unos Sony WH-H800 de diadema que te cubren toda la oreja (supra ear) son mis preferidos al hora de aislarme en mi casa, dado que los considero bastante aparatosos y no me gusta ir llamando la atención por la calle ni ir cargado con trastos. En casa, en cambio, son ideales para escuchar series, YouTube o podcasts sin molestar a los vecinos y, a la vez, disfrutando del sonido con más concentración.

Para ir por la calle o en el transporte público prefiero los in ear, o intraurales. Ya dejé los manos libres de Plantronics, después de perder uno y de que se me cayera a cachos otro tras años de uso. Empecé a necesitar la pareja de auriculares, uno para cada oído, para conseguir aislarme en el metro del ruido de los convoyes y algunos niños pelmazos no, lo siguiente, y así llegué a mis JBL actuales que conseguí a casi mitad de precio con una oferta puntual e irrepetible.

Aislarme. Algo que está apareciendo como setas en el mundillo del audio es la cancelación de ruido activa. Para mí es básica, Madrid puede llegar a ser muy ruidosa, los vehículos muy omnipresentes y los niños insoportablemente enervantes. Después de un tiempo utilizando los AKG que acompañan a algunos Samsung Galaxy (el primero mío fue el S8) y que últimamente vienen teniendo conexión USB C (qué manía con cargarse el puerto de 3,5 mm), pasé por unos deportivos Sony bluetooth, unidos entre ellos por cable. Y al final llegaron los JBL Live Free NC+ TWS.

Los JBL ganaron a los Xiaomi Redmi Buds 3 Pro porque estos últimos no tenían una versión en español de la aplicación para gestionarlos en el móvil, pero ambos tenían carga inalámbrica, cancelación de ruido activa, un encantador y práctico diseño intraural (algo más discretos los JBL, eso sí) y cierta protección contra la humedad.

Y, sobre todo, costaban una tercera parte del precio de los AirPods de segunda generación de Apple, que en otro momento quizá hubiesen sido mi primera opción, aún careciendo de cancelación de ruido, pero por ahora se me van de presupuesto.

Mientras escribo este post se han puesto de moda entre los podcasters y youtubers de tecnología los Realme Buds Air 3. Todos coinciden en su fantástica calidad de audio y características por menos de cincuenta euros (en ofertas). Hay consenso en que Realme compite duramente con Xiaomi para desplazarle del puesto de campeón de la relación calidad-precio. 😎

@percheronAC

Para leer más post clica en categorías

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Tech sunday y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s