La panadera

La panadera

Carmen, panadera de toda la vida del pueblo, tiene una hija llamada igual que ella. Las gentes dicen que la chavala no solo comparte nombre similar con su madre, sino su belleza.

Yo, no sé… Pero me tiene loco.

Me imagino sus manos amasando y dando forma al pan y es que… No puedo evitar pensar que está manoseando… Ya me entendéis.

En el invierno, entrar al local es llevadero e incluso placentero. Pero en verano, ¡ay! Tiene la ropa pegada a su cuerpo a causa del calor. La camisa, blusa, o camiseta, marca totalmente sus contornos.

Carmen -hija- no es una mujer provocativa, bien pudiera ir en chándal y tener que apartarnos como a moscones.

Físicamente es alta y delgada, pero con unas curvas dignas de la trayectoria de un buen coche deportivo. Su cabello es pelirrojo, tiene tez blanca y unas preciosas pecas que salen a la vez que la temperatura sube.

Me imagino cómo se le deben de marcar después de una lujuriosa sesión amorosa. Pudiera pensar después de cualquier tipo de ejercicio. Pero qué queréis que os diga, mi mente, joven y ansiosa, es así.

Tenemos casi treinta años los dos. Creo que es uno o dos años más joven que yo. Por mi parte, terminé una relación hace poco más de medio año con una chica que se mudó a la ciudad por trabajo. Ese fue uno de los problemas: su trabajo era más importante que nosotros. Le dí todas las opciones… Tampoco era una persona feliz viviendo, como decía ella, «en el campo».

Mi mente aterriza de nuevo en el calor del local. Es mi turno y sus maravillosos ojos azul claro chispean mirándome. No es la única.

Tartamudeo que me dé una «barra de leña», se da la vuelta, su cola de caballo se mueve grácil y su pantalón vaquero corto remarca la zona donde se separa una nalga de otra. Pienso que debe de ponérselos sin respirar porque ahí adentro, entre tela y piel, no debe coger ni una brizna de hierba.

Me da el pan envuelto en papel (ya sabemos qué pasa con las bolsas de plástico: contaminan) y al contacto, musito que está caliente.

—¿Qué no está caliente aquí? —pregunta ella cogiendo la moneda que le doy.

No me esperaba esa pregunta, o esa indirecta, más bien.

Dos señoras que están a mi lado (menos mal que solo son dos) se ríen al verme, supongo, rojo como los pimientos que están tomando el fresco en la tienda de la acera de enfrente.

—Sí, claro. No sé cómo aguantáis el trabajo en verano —logro responder tartamudeando.

Con soltura entrega dos bollos de pan, uno a cada señora. Las mujeres le dan lo justo, parece, antes de que me dé tiempo siquiera a recoger mi cambio.

—A propósito… —murmuro.

Me acabo de dar cuenta que me debe el cambio.

Las comisuras de sus labios sonríen y afirma con la cabeza. Las señoras se van y Carmen va a la caja registradora. Solo estamos nosotros dos allí. Quedan quince minutos para cerrar y la diosa pelirroja pasa por mi lado, dispuesta a hacerlo.

Yo ya no sé cómo sentirme, unas cosquillas recorren mi espalda, un latigazo. Se da la vuelta y su sudado cuerpo se pone frente a mí.

—Te hice una pregunta hace un momento.

La miro, sé que con la boca abierta y cara de tonto. ¿Se refiere a…?

—Aquí tienes el cambio.

Una moneda de veinte céntimos brilla entre sus dedos índice y pulgar.

Extiendo un brazo y mientras desocupo la mano del otro dejando la barra de pan encima del mostrador pido que me la dé.

Con un movimiento se la guarda en el puño y se acerca.

—Te avisé de que en verano me iba a excitar verte con poca ropa —me dice.

—Como cuando estamos en casa. Carmen, llevamos dos meses y es lo normal.

Como respuesta, me empuja hacia la pared y comienza a hacer mis imaginaciones realidad.

@AlexFlorentine

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Alex Florentine, Escritora, Letras calientes, Literatura, Narrativa, Relatos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s