2022, tiempo de rock and roll

 De este 2022 ya han pasado algunos días. En este tiempo ya hemos dicho mil veces «de este año no pasa, este sí que sí», para a continuación conjugar el verbo procrastinar justificándonos a nosotros mismos nuestra actuación con miles de excusas tipo «la COVID no me permite hacer esto» (vale para todo), «las estadísticas dicen…» (un comodín muy socorrido), «la condición de mi género me…» (la excusa estrella de unos años acá) y demás idioteces que se nos ocurran con tal de no cumplir con los propósitos que nos hicimos el primer día de Año Nuevo.

 En el fondo nos hemos acomodado, acostumbrado, a vivir haciendo lo justito para no movernos en lo que ahora llaman la zona de confort (horrible palabrita).

 Defendemos estar siempre y de forma invariable bailando el chotis madrileño en la misma baldosa, fetén si lo haces bien. Sí, muy castizo y todo lo que tú quieras pero no se nos pasa por la cabeza darle al botón de la seducción y marcarnos un tango, de qué, por qué y para qué vamos a experimentar con otras cosas.

 Por fortuna hay personas que no procrastinan tanto, tienen ideas y las pone en práctica. Además del chotis y del tango se atreven con el rock and roll, el vals y cuanto les echen. No son grandes bailarines, tampoco lo pretenden, sólo buscan hacer país, son conscientes de sus errores y sus aciertos, avanzan sin encasillarse.

 España necesita personas con iniciativa, de esas que además del castizo y madrileño chotis, que dicho sea de paso está muy bien, se atreva con unas sevillanas tan nuestras, un twist que no está tan pasado de moda como algunos dicen, el erotismo de una lambada y por supuesto un rock and roll que, desde que se inventó, el mundo gira a su alrededor con el permiso del resto de estilos musicales, ya que la vida sin este tipo de música está deslavazada.

 Este 2022 tenemos que vivirlo a ritmo de rock and roll, sin excusas tipo pandemia, estadísticas, guerra de sexos, esgrimiendo una economía que no se sabe a dónde va, unos inciertos cambios políticos que asoman por un horizonte aún más incierto… Nos toca mover el cuerpo de forma frenética o nos va a ir regular tirando a mal porque el mundo ha cogido velocidad de vértigo.

 Hace tiempo que vivimos en el tiempo de moverse, de evolucionar, de avanzar, de salir de la rutina, en el tiempo de marcarse un rock and roll como Dios manda, bienvenidos al 2022 el año del despegue sin procrastinar. Como dijo Kennedy “No preguntes qué puede hacer tu país por ti, sino qué puedes hacer tú por tu país”.

Galiana

Recuerda, puedes escuchar la versión en podcast en el canal Galianaescritora de Telegram

👇

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 2022, tiempo de rock and roll

  1. Pingback: 2022, tiempo de rock and roll – WARICO SIN FILTRO

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s