El fenómeno Ayuso

Hace dos años vimos a una tímida y sorprendida Ayuso junto a un Martínez Almeida asomados a una ventana de Génova 13 sabiendo que gobernarían sin haber ganado las elecciones. El pasado martes en el balcón de la sede del PP compareció una Ayuso con el rímel corrido por la emoción que, según hablaba, se iba creciendo porque sabía que estaba recogiendo el fruto de su enfrentamiento al gobierno de Sánchez durante la pandemia. A su lado estaba también Martínez Almeida, orgulloso de su compañera de ticket. Junto a ellos Casado intentando pillar cacho.

De la noche en la que Ayuso asomó con timidez por la ventana a la noche del balcón han transcurrido dos años, un mundo en política. En ese tiempo Ayuso se ha convertido en el fenómeno Ayuso, su artífice es Miguel Ángel Rodríguez.

Ella y su gente puede que no quieran exhibir el fenómeno Ayuso dentro del PP por los “Ayusistas” que hay en Génova y que podría perjudicarla como le pasó a Cayetana Álvarez de Toledo. Casado es un títere en manos de García Egea, ya está cometiendo el error de pensar que el triunfo de la lideresa de Madrid le llevará a Moncloa, el tipo no da para más.

Ya le gustaría a Casado ser como Ayuso, arrasar en las redes sociales, y como ella tener “Ayusers” y por supuesto sus haters. Entre unos y otros hacen que ocupe gran parte del espacio en redes desde la mañana a la noche.

No sólo en redes sociales, los medios de comunicación hablan de Ayuso constantemente, ella siempre es noticia.

El fenómeno Ayuso va mucho más allá de la gestión de la COVID, de si es una ida o de si es IDA. El sector de la restauración madrileña la adora porque no le obligó a cerrar el negocio, lo mismo que el sector de la Cultura.

Ayuso conjuga el verbo madrileñear. Compara la capital con otras urbes europeas. Acepta pulpo como habitante de Madrid porque en su ciudad cabe todo Dios, nadie es forastero en Madrid. Esto escuece ante quienes proponen la madrileñofobia.

La izquierda tratando de ningunearla la ha encumbrado. No es la primera vez que hace estas cosas con las lideresas del PP, ya le ocurrió con Esperanza Aguirre y tampoco le funcionó.

Ayuso es un fenómeno para lo bueno y lo malo, con sus luces y sus sombras, con sus aciertos y sus desastres, con sus admiradores y sus detractores.

El reinado de Ayuso ha comenzado gracias a sus “tabernarios”, se lleva por delante a Ciudadanos, a Pablo Iglesias, al PSM lo ha relegado a la tercera fuerza política en la Asamblea.

El fenómeno Ayuso tiene dos años por delante para seguir creciendo o deshincharse como el soufflé, pero por el momento son otros los que cierran la puerta al salir.

Galiana

Clica en la imagen para escuchar la versión en podcast en el canal Galianaescritora de Telegram 

👇

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s