Eligiendo representantes

Hoy en Madrid es jornada de reflexión, debería serlo en todo el país. No, no es un ejercicio de egocentrismo.

Durante las últimas semanas hemos asistido, en política, a un espectáculo bochornoso. Las izquierdas y las derechas han venido a decirnos tame a mí porque yo lo valgo, así, sin más. ¡Qué poca vergüenza!

La campaña ha sido un duelo entre Iván Redondo y Miguel Ángel Rodríguez, los mejores spin doctor sin discusión posible. El resto ha consistido en descalificarse los unos a los otros, ¡la de agresiones verbales que hemos aprendido!

El empate técnico invitó a mover ficha. Aparecieron los golpes de efecto.

La campaña electoral revienta con el numerito de fatalidad en el debate de la cadena SER, el resto cayó como las piezas del dominó.

A partir de ahí los votantes nos pusimos de parte. En este país las medias tintas no nos gustan, somos pendulares, pasamos de un extremo al otro.

Los sobresaltos se han ido sucediendo sin solución de continuidad hasta llegar al día de hoy, jornada de reflexión.

Todo ha sido tan surrealista que en lugar de estar pensando en los programas de cada formación política, eso que tanto le gustaba al fallecido Julio Anguita, nos toca flexionar sobre conceptos como democracia ¿a estas alturas?; cordones sanitarios ¿no hemos aprendido cómo funcionan estas cosas en Francia? Y de nuevo volvemos sobre la palabra miedo.

Miedo, sí. Ahora que ETA se acabó, que se nos ha olvidado eso de mirar debajo de los coches, nos tienen que recordar que Correos funciona de pena (ya conocíamos que las cartas algunas veces no llegan ni siquiera certificadas). A algún iluminado se le ha ocurrido pensar que se obtiene más votos si nos hacen ver que nuestros representantes políticos están amenazados. Estas amenazas, en su mayoría hechas por personas con la cabeza desamueblada, no pasan de ser un trozo de papel con algún acompañamiento, y según como se vendan sirven para crear sensación de pánico e inseguridad en la ciudadanía.

Todo esto y alguna cosa más ha sucedido en las semanas que ha durado la campaña electoral dirigida por Redondo y Rodríguez.

Ahora nos toca a nosotros, a la ciudadanía de Madrid, decidir. Hoy reflexionar y mañana ir a votar, o no, que también es una opción.

Es la hora de asumir nuestra responsabilidad. Elijamos a nuestros representantes con cabeza, sin dejarnos arrastrar por el circo que han montado para distraernos, porque otra cosa no pero durante todos estos días nos han demostrado que la política se ha convertido en puro espectáculo. Y está en nuestras manos elegir a nuestros representantes.

Galiana

Clica en la imagen si quieres escuchar la versión en podcast en el canal Galianaescritora de Telegram 

👇

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s