Arrimadas, Ayuso y Borgen

Tras las catalanas del pasado 14F Inés Arrimadas sintió que su partido agonizaba y algún iluminado le propuso ver la serie de televisión danesa Borgen. La lideresa de los naranjas en algún momento debió sentirse identificada con la protagonista y, al igual que ella (siento hacer spoiler), decidió salvar su partido dando un golpe de efecto.

La cuestión es que Birgitte Nyborg, papel que cree estar interpretando la lideresa de Ciudadanos, es un personaje de ficción y los guionistas la dotaron de visión de conjunto y la convirtieron en una mujer de Estado, características de las que adolece Arrimadas.

De haberlas tenido hubiera sabido que al pretender dinamitar los pactos con el PP en Murcia, haría que el batir de alas de la mariposa llegara hasta Madrid.

En la Puerta del Sol todo esto ha pillado a Aguado, vicepresidente de los madrileños por obra y gracia de los pactos del PP con Ciudadanos en 2019, en plan lastimero y llorica, como casi siempre. La Presidenta de la Comunidad tardó nada y menos en convocar elecciones para que sean las buenas gentes de Madrid quienes elijan el próximo 4 de mayo un nuevo gobierno.

A la izquierda siempre le ha ido el drama, esta vez para detener la convocatoria electoral de Ayuso han querido, sobre la bocina y de acuerdo a la ley, presentar dos mociones de censura.

El hedor a filibusterismo parlamentario en la actitud de la izquierda es inquietante. Ambos lo necesitan pero deberían saber que cuanto más se esfuercen en apartar a la ciudadanía madrileña de las urnas más votos le dan a la derecha y a la extrema derecha.

El golpe de efecto que buscaba, y no ha conseguido, Arrimadas a lo Borgen en Murcia ha obligado a Ayuso a acelerar sus planes en Madrid. Ella, que nunca estuvo cómoda en su matrimonio con el ambicioso y llorica de Aguado. A la oposición madrileña todo esto le ha pillado en bragas, al PP lo peor que le puede pasar es que Vox sea su muleta, y… ¡Oh, la extrema derecha podría tener más poder, y nada menos que en Madrid!

Arrimadas al creer ser la política danesa de la serie no intuyó que los suyos en Murcia la venderían en cuanto Ayuso desencadenara la tormenta, esa que ni siquiera Ábalos ni Redondo se imaginaron porque ambos pensaron que Casado estaba por encima de la Presidenta madrileña.

Arrimadas ha suicidado su partido con la ayuda del PSOE dando alas a Ayuso. En Madrid a Villacís la ha colocado en una situación más que comprometida en el Ayuntamiento, ha matado a Aguado y a la persona que lidere el partido en la Comunidad ya que ni puede apoyar la moción de la izquierda en caso de prosperar, ni tiene nada que hacer en las elecciones en caso de que éstas se celebren.

Si todo esto es lo que aprendió Arrimadas viendo Borgen es que no supo ver la diferencia entre una serie de televisión y la España real, solo vio el sillón. ¡Qué gran decepción para todos!

Galiana

Clica en la imagen si quieres escuchar la versión en podcast en el canal Galianaescritora de Telegram 👇

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s