No estamos para frivolidades

El juego de la frivolidad en mitad de una pandemia no debería tener cabida, pero la tiene en nuestro país.

La tiene cuando contribuye a engrosar la lista de lo inútil, de lo que resta, e incluso de lo que destruye lo poco que queda de la paz social.

Es una frivolidad que los políticos salgan tras un atril en todos los medios de comunicación dándonos las órdenes de movilidad restringida en forma de toque de queda, lo que viene siendo salir de casa para lo estrictamente necesario. Se considera como tal ir al trabajo, llevar a los niños al colegio, cuidar de las personas que así lo necesiten… y poco más.

Este toque de queda nocturno, este estado de alarma, esta restricción a la movilidad está suponiendo la ruina económica de sectores como la restauración, el ocio nocturno, los eventos artísticos/culturales… Estos empresarios claman ayudas porque están devastados, el personal dice el consabido “ya veremos”.

A ninguno de ellos les vale cuando los políticos que han dado órdenes tan estrictas las incumplen y son señalados públicamente por hacerlo. No les vale que se marquen un “Lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir.” para quitarse la presión de encima por culpa de una frivolidad cometida que nadie les debería perdonar ni consentir.

Tampoco deberíamos permitir las frivolidades que se permite el Dr. Simón con esta pandemia.

En su vida privada puede hacer lo que le venga en gana, como todos nosotros, pero alguien debería decirle que es un servidor público cuando cada tarde desde de un atril y ante los medios habla de contagiados y muertos, nos recuerda las normas a seguir, entre ellas las que afectan a multitud de empresarios que lo están perdiendo todo. Si el portavoz de decirnos a los españoles que mantengamos la distancia de seguridad, usemos mascarilla, nos lavemos las manos con asiduidad, cumplamos con el toque de queda nocturno, no hagamos botellón y bla, bla, bla… hace chascarrillos porque todo le parece una broma, ¿por qué los de a pie le vamos a  hacer caso?

En la primera ola de la COVID en España según el Instituto de Salud Carlos III el exceso de mortalidad durante la pandemia se cifró en 43.556 fallecidos, a ello hay que añadir en esta segunda ola un exceso de mortalidad de 13.000 fallecidos y 58.000 muertos desde marzo. Cifras que no concuerdan con las que da el gobierno.

Tras estos espeluznantes datos hay familias que han perdido un ser querido y otras que sufren la consecuencia de la enfermedad, así que no, no es momento para que nuestros políticos o servidores públicos incluyan conjugar el verbo frivolizar en su vida pública.

Galiana

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a No estamos para frivolidades

  1. elcieloyelinfierno dijo:

    Brillante alocución de poner las cosas en su lugar! Pero como tu bien dices; la ciudadanía de a pie que aguarda para manifestarse pacíficamente y en defensa de sus derechos. Bien saben, el lugar que a los “políticos”, mas le duele. Un cálido saludo,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s