¡Vivan los problemas!

Al gobierno Sánchez-Iglesias le salen los problemas de debajo de las piedras. Con algunos de ellos ya contaba, Catalunya, los derivados del Brexit…, otros ni se los imaginaba, como por ejemplo Delcy Rodríguez…, luego están los de todos los días que según convenga se pueden magnificar.

El tema del campo siempre ha estado ahí, se sube o se baja de la mesa por temporadas. Este año la inestabilidad atmosférica ha provocado que los dueños de las tierras prefieran no recoger la cosecha porque el precio que les van a pagar es tan ridículo que no les da para cubrir los costes que conlleva el hacerlo.

¿El problema es la subida del SMI que ha aprobado gobierno progresista en el mes de enero y ratificado en el Congreso esta  primera semana de febrero? No parece lógico que esto sea el culpable de los problemas agrícolas de este país.

El ministro Planas reunido con las grandes cadenas de supermercados e hipermercados. ¿Cómo se le llama cuando desde el gobierno se trata de intervenir en los precios del mercado libre?

Dejando a un lado el campo, que el marrón es de una intensidad descomunal, el otro problema al que se enfrentan el gobierno Sánchez-Iglesias y que no tiene que ver con Catalunya ni con que Urkullu, para que los catalanes no le quiten protagonismo, quiera adelantar las elecciones en Euskadi, viene de dentro, en concreto de Ferraz.

Algunos de los barones socialistas nunca estuvieron de acuerdo con este gobierno progresista. Se niegan a pasar por el aro del gobierno de Los Picapiedra, no están por la labor de tragarse ese sapo.

García-Page y Lambán creen haber encontrado el talón de Aquiles de Pedro Sánchez, y han decidido golpearle con el martillo de Thor. El Presidente castellano-manchego y el aragonés les dicen a los suyos que el Estado les debe dinerito desde 2017 y lo quieren ya. La ministra de Hacienda no niega los hechos, trata de explicar que ya ha prescrito y que, bla, bla, bla,… para terminar diciéndoles que vayan a reclamar al maestro armero porque no les va a pagar ni un duro (se lo ha gastado en otras cosas, pero esto se lo calla).

Estos dos presidentes socialistas no paran de tocarle los cataplines al Presidente del Gobierno. No lo hacen mirando por los castellano manchegos y los aragoneses, aunque sí les dicen, parafraseando a los catalanes, que el Estado les roba. Lo hacen porque quieren echar a Sánchez para ocupar ellos la secretaría General del PSOE y aspirar al sillón de Moncloa. La ambición no tiene límites.

El gobierno de Los Picapiedra promete por lo menos ser divertido. Además de lidiar con los problemas propios de la gobernanza del país, que son de lo más variopinto, deberá hacer frente a su propia gente. ¡Vivan los problemas!

Galiana

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¡Vivan los problemas!

  1. Pingback: ¡Vivan los problemas! – Manuel Aguilar

  2. JM Vanjav dijo:

    Pueden ser la estraña pareja pero a mi ese contrapunto me inspira más confianza que cualquiera de las otras combinaciones posibles. El tiempo y la hemeroteca de lo que dije y lo que hago ira dando su veredicto. De momento lo veo más positivo que ese fin del mundo anunciado por los profetas del mal perder.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s