Empoderada

Junto a la mesa del despacho del emporio que creé de la nada me siento poderosa. Desde los amplios ventanales puedo ver toda la ciudad, busqué esta perspectiva y lo he conseguido.

El aire de esta estancia huele a mi triunfo. El sonido, mientras paseo por la misma, es el eco de mis tacones, significa que nadie puede mirarme por encima del hombro.

Sin embargo…

En mi agenda de teléfonos no hay amigos, sólo conocidos y enemigos, junto a un nutrido grupo de aprovechados que buscan vivir a mi sombra.

Fuera del despacho las comidas y las cenas, siempre, son por temas profesionales. En casa nadie comparte mi mantel, ni mi cama. El sexo es solo sexo, bueno, bonito, y cuanto más caro mucho mejor.

Galiana

Acerca de Galiana

Escritora, creativa
Esta entrada fue publicada en Galiana, Galiana Relatos, Literatura, Relatos, Relatos breves y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Empoderada

  1. jonrcdurand dijo:

    Puede llegar también a ser felicidad. La realidad de esta vida está en la ingratitud de muchos. Me ha gustado, sigue así.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s