Letras calientes de @AlexFlorentine: Tócame y canto

Necesitamos un chico para la orquesta.

Tócame y canto

Nos hemos metido de pleno en la primavera y ahora vamos a destiempo.

Como buenamente podemos, vamos ensayando. Mi primo, Daniel, es quien hace la voz masculina, pero no nos convence.

Mi ex era el que integraba el dúo conmigo. Terminamos mal incluso en el plano laboral.

No entraré en detalles, pero ahora canta en otra orquesta.

Así que además, somos rivales. Nos peleamos por las fiestas de pueblo.

Pero hay algo que él no tiene: mi voz. Y su compañera mucho menos. Aunque a ellos los contraten más por el físico. La última vez que lo vi estaba irreconocible. A juego con su nueva novia (antes amante), una muñeca de plástico que no tiene vergüenza en el escenario.

Llevamos toda la semana oyendo a postulantes. Queda media hora para cerrar e irnos, pero una llamada con una interesante voz masculina nos pidió esperar porque salía tarde del trabajo.

Así que aprovechamos para marcarnos un tema del grupo Evanescence. Ahora, las fiestas de pueblo no son como las de antes. Se escucha de todo y a la gente le gusta de todo.

Se abre el portón del garaje y entra un chico de mi edad tipo el Travolta en Grease. Ese porte «chulo», ya me entendéis.

Nosotros seguimos, queda como medio minuto para terminar la canción.

Se acerca y se pone a mi lado. Sonríe y hace en final conmigo.

Simplemente fabuloso. Terminamos, nos presentamos y le preguntamos qué quiere cantar (aunque ya he visto que en inglés tiene mucho futuro).

Alega que cualquier cosa. No es tan «chulito» como aparenta, no tiene vergüenza, pero es modesto. Responde que nosotros elegimos.

Tras tres canciones, una de ellas una balada a dúo conmigo, lo tengo claro. Mis chicos, como yo los llamo, también. Decidimos ir a tomar algo a un bar cercano y conocernos, los cuatro, un poco más.

Trabaja de vendedor en una tienda de electrodomésticos. En su tiempo libre toca una guitarra eléctrica, hace dibujos a ordenador, y algún que otro chollo para llegar a fin de mes. Le decimos que a veces, en verano, es difícil compaginar trabajos. Nosotros lo hacemos en un restaurante familiar. Bastante grande, así que no tenemos problema.

Nos dice que está quemado con el curro. Contratado a media jornada, a veces hace la completa. Y todo ese pago en negro. Cuatro míseros euros más y la cotización por solo las cuatro horas. También trabajó como ayudante de cocina y camarero. De barman en algún pub e incluso, de pinchadiscos.

Mi cabeza piensa a toda velocidad. En verano, en el restaurante, necesitamos personal extra; por esa parte podría estar arreglado. Pero él tiene que compaginar su actual trabajo, no puede dejar todo (ni se lo voy a ofrecer) por entrar en la banda.

Al comenzar los ensayos comienzan los problemas para cuadrar horarios. En el sector servicios ya sabemos que la disponibilidad es la que manda. Si no lo quieres tú, hay más que sí. Así que comienzan las discusiones con su jefe.

Me lo cuenta cada noche desde hace un mes. Desde marzo, que apareció por la puerta del bajo donde ensayábamos, hasta dos meses después y a punto de hacer nuestro primer concierto al aire libre.

Lleva un mes mal, contándome a diario que no sabe qué decisión tomar.

Le dejo hablar. No es el momento ahora, mientras me está haciendo ver las estrellas y el universo entero bajo su cuerpo, de ofrecerle trabajo en el restaurante. Cierro los ojos, clavo las uñas en sus hombros e inclino la cabeza hacia atrás, sobre la almohada, dejándole mi cuello libre. Sé que le gusta morder cuando llega al clímax. Como a mí me gusta clavar mis uñas en la parte posterior de sus hombros.

Esperaré un poquito y cuando tenga las hormonas receptivas, le comentaré la posibilidad de trabajar juntos en el restaurante.

@AlexFlorentine

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Alex Florentine, Letras calientes, Literatura, Relatos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Letras calientes de @AlexFlorentine: Tócame y canto

  1. Santiago González Vera dijo:

    Qué siga sonando la música, el concierto se presenta interesante, los músicos saldrán a escena, los electrodomésticos dejarán de funcionar, todo el calor, la electricidad y la intensidad, están a punto de fundir los plomos…que siga sonando la música, y que quien quiera soñar, que sueñe, que componga la escena final, con música o con un espasmo muscular…

    Me gusta

  2. antoncaes dijo:

    Vaya, toda la vida de camarero, me han tocado alguna que otra vez y sigo sin saber cantar. 😜

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s