Aún hay esperanza

Corría el crudo invierno y yo, abrigado literalmente hasta las cejas, atravesaba el centro de Madrid para unas gestiones en mi desigual duelo contra el fisco.

En medio de un frío que helaba hasta los pensamientos la visión de esta señorita en su escaparate me espabiló el entendimiento. Al innegable atractivo qué también pueden poseer los maniquíes se unió mi alivio.

El tsunami de puritanismo que nos anega aún no ha conseguido proscribir la libre sexualización social. No al menos totalmente. Aún hay esperanza.

@joseraigal

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Fotografía, Miradas furtivas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s