Vivir sin Google

San Google lo llaman muchos. Wikipedia será el templo del saber, cuestionable teniendo en cuenta la manipulación de sus contenidos por grupos organizados, pero no le llega a la suela de los zapatos a San Google.

Una buena amiga, hace más de diez años, se mostraba sorprendida cuando en medio de una conversación al asaltarnos una duda echaba mano del móvil y encontraba la respuesta. De entonces para acá dudo que haya quien no recurra a la pantallita mágica para resolver preguntas cotidianas. Hasta para cocinar busco recetas, esas en Youtube, propiedad también de Google.

Gracias a los vetos contra Huawei del gobierno americano (*) muchos se dieron cuenta del peso abrumadoramente asfixiante que tiene Google en nuestras vidas. Al negarle a Huawei el acceso a los servicios de Google comenzó la decadencia de esta marca que iba camino a ser la primera productora de móviles en el mundo. Primero el bajón comenzó en Occidente pero se ha trasladado incluso a su mercado nacional, la propia China.

Y es que Google es mucho Google: YouTube, Google Maps, Drive…  Todo un ecosistema en torno al buscador y al asistente nuclear en nuestra vida.

No me gustan los monopolios y siempre he buscado lo positivo de cada situación. Google es un monopolio que concentra múltiples actividades y cuando Huawei se quedó fuera de juego desee de todo corazón que tuviese el coraje y la capacidad de crear un entorno alternativo partiendo de su mercado natural, el millón y medio de habitantes chinos.

Apple tiene su propio ecosistema bastante cerrado, aunque interactúa con Google que tiene sus aplicaciones en la App Store y, si lo deseas, puedes utilizarlo como motor de búsqueda de Safari, el navegador de Apple.

El caso es que aún estamos lejos de tener alternativas globales a Google y su ecosistema. Las hay minoritarias, pero parece que Huawei no acaba de cuajar el suyo en torno a su sistema operativo HarmonyOS.

La cuestión es cómo afecta a la libre comunicación e información en internet el absoluto monopolio de facto que ejercen en sus respectivos ámbitos Google y redes sociales como Facebook o Twitter. Me asusta el peligro que representa tamaña falta de competencia real.

(*) Sin entrar en mayores profundidades la acción contra Huawei comenzó con Obama, la ejecutó Trump y la mantiene Biden. No te pierdas con tonterías partidistas, incluso los gobiernos americanos más liberales y poco intervencionistas en lo interno son salvajemente proteccionistas frente al extranjero.

@percheronAC

 

Clica en categorías para leer más post

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Tech sunday y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s