Este muerto no es mío

Los muertos merecen un respeto, más aún dadas las trágicas circunstancias en el que el deceso de nuestros mayores se ha producido. Parece ser que nadie quiere responsabilizarse de los 19.433 fallecidos por coronavirus en residencias de mayores, la cifra es la remitida por las CCAA al Gobierno.

Nuestros políticos deberían intentar mirar por todos y cada uno de ellos, en cada uno de los territorios de este país, pero no. La cuestión es que son muchos, y no hay donde esconderlos.

Causa verdadero vómito intelectual ver el bochornoso espectáculo con el que se arrojan los muertos de nuestros mayores, sin ningún tipo de decoro, los unos a los otros intentando culpabilizar de lo sucedido al contrario. Es indecente y repulsivo lo que están haciendo.

La triste realidad es que durante el pico de la pandemia nuestro sistema sanitario, ése que se suponía era el mejor del mundo, resultó ser insuficiente para atendernos a todos. Como resultado de la falta de recursos en los hospitales no se dio traslado a miles de ancianos enfermos, éstos fallecieron en las residencias donde estaban ingresados, sin que se les diera una oportunidad de vida. Duro, cruel, inhumano, daños colaterales de la guerra contra la Covid-19.

Pone los pelos como escarpias pensar que alguien dio una orden como esa ¿quién lo hizo? Esa es la gran pregunta.

Nuestros políticos están intentando que este desastre no les salpique. Quitarse literalmente este muerto de encima. Quieren salvar su culo, a toda costa. Lo único que les preocupa es no ser responsables de esta terrible tragedia, no tener que cargar con el horror de miles de muertos.

Los unos y los otros buscan hacer responsable al contrario.

¿Lo fue Pablo Iglesias como máximo responsable de Servicios Sociales? ¿Lo fueron los Consejeros de Servicios Sociales de las diferentes CCAA que nunca perdieron las competencias sobre esta materia? ¿Lo fue el ministro Illa que estaba al frente del mando único?

A las familias de los fallecidos este… has sido tú, te crees que no te he visto les parece horripilante, de una dejadez apabullante, están hablando de los suyos nada más y nada menos. A las familias que se ven obligadas a tener que ingresar a sus mayores les provoca una inseguridad espantosa porque no saben en manos de quién van a tener que dejar a su ser más querido cuando nos están diciendo que en otoño tendremos un rebrote.

¿Es así como el Estado cuida y protege a estas personas que lo dieron todo por este país? ¿Cómo se puede tener el cuajo de no asumir la responsabilidad de tus propios muertos?

Van a tener que hacer mucho más que subir las pensiones si pretenden obtener el voto de los jubilados y sus familias en los próximos comicios.

Galiana

 

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Este muerto no es mío

  1. Sí. Es bochornoso el espectáculo. En lugar de cooperar y asumir, eso, se echan los muertos en cara. Y el problema ahí sigue.

    Me gusta

  2. Pingback: Este muerto no es mío – Manuel Aguilar

  3. Es una lástima, ya les tocará asumir a cada uno su responsabilidad, espero que pronto. Algunos pensaron que no se había acabado la campaña electoral y los mensajes nefastos, nada edificantes, que por desgracia conlleva. Todavía no hemos salido de ésta, el virus está ahí y seguirá un tiempo, y deberíamos ir todos a una, pensar en todos y no solo en cada uno en lo suyo. Lo que se ve entre los políticos tambien se percibe en la calle y así no vamos a ningún sitio. Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s