En manos de monigotes

Para hacer un monigote se necesitan dos dedos de frente y cuatro de cogote. Según la RAE se define como tal a toda persona ignorante y ruda, de ninguna representación ni valer.

Para nuestra desgracia este país está plagado de ellos. Gente sin ningún valer en lo más alto, que careciendo de ideas para resolver la problemática en cuestión tira por la calle de en medio intentando salvar su culo y ya.

La cuestión en este caso no es nada baladí, se llama COVID-19, y ha resultado ser una pandemia mundial.

El Gobierno de nuestro país, con una falta de previsión descomunal, no hizo sus deberes en el mes de febrero. La crisis sanitaria que se desató, similar a la del resto de países, ha provocado una crisis económica y social mucho peor de la imaginada.

Para vender todo este desaguisado a la población sin que le salpique han seguido la doctrina del caos de House of Cards.

El gobierno decidió hacer un Gran Hermano en forma de estado de alarma. Le acompañó, con la excusa de la crisis económica y social, de multitud de ayudas económicas destinadas a llenar los estómagos hambrientos de quienes sufren las consecuencias del Covid-19.

Con el personal poniendo en un pedestal a Papá Estado por proveerles del maná para la supervivencia no se tiene tiempo en reparar en la limitación de derechos y libertades que conlleva la declaración del estado de alarma. Lo único que se tiene que claro es que si desaparece el estado de alarma adiós a las ayudas (Los ERTES estarán hasta el 30 de junio, unos días más).

La normativa a seguir es un sindiós, Reales Decretos que se contradicen, que debes leer porque varían según zonas. Todo ello ha generado una brutal inseguridad jurídica. Nadie sabe que debe cumplir, el personal empieza a estar atorado de tanto BOE.

Ahí, ahí es donde nos han querido llevar, al caos, y hemos ido de la manita como borreguitos.

El caos en la calle saca lo peor. Aparece el enfrentamiento entre quienes quieren que todo vuelva a la normalidad, no a esa tutelada nueva normalidad; entre quienes entienden las crisis sanitarias, social y económica pero no la limitación de sus derechos y libertades; entre quienes no se oponen a las ayudas estatales mientras dure la crisis sanitaria pero sí que estas perduren en el tiempo con independencia de la existencia del COVID-19 entre nosotros.

El caos nos ha devuelto las dos Españas, esas de las que llevábamos años intentando huir; ha resucitado el guerracivilismo, ese que tanto dolor supuso; el odio de generaciones pasadas resurge con agresividad.

Una crisis sanitaria, social y económica no se soluciona llenando de caos la calle salvo que se tengan dos dedos de frente y cuatro de cogote.

Galiana

 

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a En manos de monigotes

  1. Pingback: En manos de monigotes – Manuel Aguilar

  2. sara dijo:

    Todo lo que está ocurriendo es un sin Dios, y todavía las residencias sin medicalizar….por poner un ejemplo, cada día una novedad distinta y cuidado sino estás actualizado con la información porque sino multa que te crió, que por otro lado vendría bien para pagar los ertes, y yo me pregunto que va a pasar con España si Merkel no nos da la pasta…………luego un montón de establecimientos se han ido al garete ya que han tenido que cerrar obligatoriamente, los niños unos pueden seguir las clases y otros no, los de selectividad que Dios les ayude, los sanitarios a la buena de Dios, mis compis de las oficinas de empleo amenazados porque no dan a basto a tramitar tantas ayudas, y como no quieren contratar a nadie de las bolsas,,,,pues pasa lo que pasa , los presupuestos no sabemos ya de que año son…….luego habrá elecciones en Galicia y en el País Vasco, mientras sube el número de personas en la cola para recoger comida……, más paro, ertes, luego eres, y al final de año quizá……..RESCATE, mientras los políticos y la ciudadanía en lo que se ocupan es en enfrentarse como niños de colegio.

    Le gusta a 1 persona

  3. Estrella RF dijo:

    Yo no quiero una nueva normalidad, que me suena a tiempos de recorte de derechos, quiero la normalidad a secas, la que teníamos, la de hacer lo que nos dicte la conciencia sin hacer daño a nadie, quiero que se me aconseje pero no que se me dicte, que ya soy mayorcita para comportarme con prudencia. Los que se saltan el confinamiento lo van a hacer lo haya o no, así que no tiene ningún sentido. Hay que apelar a la responsabilidad de la gente que ya hemos crecido (menos unos pocos) y podemos decidir por nosotros mismos… No a más confinamientos, no a más estados de alarma, sí a la vida normal…
    Abrazos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s