Miradas furtivas: Patata

Vienen tiempos de hambre y piojos. No, no me llaméis alarmista, el palo que se está llevando nuestra economía se nota ya y más que se va a notar.

Alguno ya andaba antes del confinamiento tentándose las vestiduras con la recesión que empezaba a asomar la patita y ahora esto. Éramos pocos, parió la abuela y llegó el coronavirus.

Los irlandeses cuando las hambrunas y los españoles durante la inmediata posguerra salieron adelante a base de mucha patata, cocida, asada, a la plancha, si acaso frita pero con poco aceite y que sea de girasol…

Qué suerte los que ya estamos acostumbrados desde hace unos años a la patata y, además, nos gusta de cualquier forma menos cruda 😉

 

 

@joseraigal

 

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Fotografía, Miradas furtivas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Miradas furtivas: Patata

  1. Estrella RF dijo:

    Me encantan las patatas de cualquier manera… Y eso que en el internado todas las noches nos daban patatas para cenar, las odiaba, pero ya ves, luego he aprendido a “amarlas”.
    Sí, los tiempos que se avecinan no auguran nada bueno, ojalá me equivoque.

    Le gusta a 1 persona

  2. Elia Santos dijo:

    Las patatas son deliciosas 😍

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s