El Rey de la Noche

Ahora que debemos quedarnos en casa es probable que pasemos mucho tiempo delante del televisor conectados a alguna plataforma digital. Hace un año, en otras circunstancias completamente diferentes, la ciudadanía estaba pendiente de la última temporada de Juego de tronos.

DESDE AQUÍ HAY SPOILER.

Tanto la novela como la serie Juego de tronos tratan de la lucha por el poder entre diferentes reinos. La trama arranca en una falsa paz que mantiene unidos siete reinos, pronto descubrimos que siempre están buscando la manera de acuchillarse para sentarse en el trono. Todos tienen un enemigo común, el Rey de la Noche, al que ignoran por sus propias guerras por el trono.

Algunas veces la ficción y la realidad son la misma cosa.

El Rey de la Noche es nuestro COVID-19. El trono es sentarse en Moncloa.

Nuestros dirigentes políticos fueron a lo suyo cuando el virus estaba en China, en Italia y amenazaba con llegar a España. Cuando quisieron reaccionar vinieron las prisas, el Rey de la Noche había derribado el muro con su dragón de hielo.

Como de costumbre la ciudadanía, tal vez porque vio Juego de tronos, entendió el lema #EsteVirusLoParamosUnidos pero parece ser que ellos no.

Los de a pie sabemos de sobra que estamos en guerra, el enemigo se llama COVID-19, y tenemos que derrotarle.

¿Por qué es una guerra? Cada mañana al escuchar las cifras de muertos y contagiados reaccionamos de la misma manera que Catelyn Stark cuando le comunicaban las bajas de los norteños en una de las batallas. Como ella nos mantenemos erguidos con un nudo en la garganta porque aunque no estén ninguno de nuestros familiares, son los nuestros los que están en esa macabra lista.

Contra el Rey de la Noche se nos pide que nos quedemos en casa. La inmensa mayoría lo hacemos, salvo algunos descerebrados e irresponsables que no quieren entender de qué va todo esto. Los niños hacen sus tareas escolares desde casa, asumen que no pueden salir pintando arco iris de colores que pegan en las ventanas. Los más jóvenes cambian las quedadas en la calle por hacerlo en internet, pegan carteles en sus portales interesándose/ofreciéndose por/para sus vecinos más necesitados. Los mayores hacen lo imposible por no contagiarse atrincherándose en sus casas, lejos de sus familias. Todos a las ocho de la tarde en los balcones aplaudiendo a quienes se juegan la vida por los demás de forma desinteresada.

Mientras todo esto sucede ¿qué hacen los dirigentes políticos? Lo mismo que en Juego de tronos.

Seguir a lo suyo. No hay día que no se midan quién la tiene más larga, quien trate de colgarse una medalla, de culpar o responsabilizar a otro, de hacerse notar, de agitar avisperos que ahora no tocan para sembrar aún más caos del que ya hay,…

SPOILER ENORME

El Rey de la Noche fue vencido cuando todos los dirigentes de los diferentes reinos comprendieron que debían unir sus fuerzas haciendo frente común, quienes no lo hicieron no sobrevivieron.

No estaría de más que los dirigentes políticos visionaran Juego de tronos, algunos presumen de ser fans, tal vez entenderían algo sobre como la unión, de todos, vence al enemigo.

Galiana

 

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El Rey de la Noche

  1. Pingback: El Rey de la Noche – Manuel Aguilar

  2. http://javiermarcosangulo.blogspot.com dijo:

    Un articulo a tener muy en cuenta. Gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s