Miradas furtivas: Mejor prevenir que curar

Sí hablamos de Harley Quinn los desfibriladores nunca están de más, los corazones más jóvenes son vulnerables por superávit hormonal y los más maduritos por el desgaste acumulado después de trotar varios años.

Eso sí, ya puestos a pedir, coloquen los desfibriladores en el interior de las salas donde proyectarán la película para que complementen los que ya están cerca de los anuncios.

 

 

 

 

 

 

 

 

@joseraigal

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Fotografía, Miradas furtivas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s