Nuevos Golfos Apandadores en la cueva de Alí Babá

avatar plumilla cubo

 

Vamos a tener que darle la razón a quienes defienden la idea que en este país se ha vivido por encima de nuestras posibilidades. Lo que no compartimos es que lo hayan hecho los curritos que dependen de una nómina.

Pasen y vean cómo el país se ha convertido en una Cueva de Alí Babá donde, quién más quien menos, tiene un máster en “choriceo” después de haberse licenciado cum laude como “Golfo Apandador”.

Por partes, que ni están todos los que son ni son todos los que están.

Empecemos por la Corona. Cierto que nuestro sentimiento por la tricolor nos gana la mano, pero en Zarzuela nada es como nos lo vendían. Juan Carlos y su distinguida familia se han estado marcando durante años “un Urdangarin”. La diferencia con el “yernísimo” es que no han hecho tanta ostentación en público, y ya sabemos que el tema de las envidias va por barrios.

De la Corona pasemos a la política, donde el asunto se desborda lo que no está escrito. Hacer un listado de los asuntos judiciales en los cuales políticos de todo el panorama patrio están inmersos es tan largo que nos resulta imposible abarcarlos todos, así que anotemos las más candentes por aquello de poner un ejemplo.

Bárcenas y el PP se llevan la palma con sus sobres con dinero negro y su más que cuestionada financiación económica. El Juez Ruz ha tenido que encargar unas mascarillas para poder husmear en la pestilencia que emana desde Génova sin que el hedor le afecte al intelecto.

El partido en el poder parece estar de mierda hasta a las orejas, pero en el PSOE las cosas no están mucho mejor. Los ERE de Andalucía están poniendo la guinda a una situación interna del socialismo donde lo único que importa es la lucha interna por el sillón de Ferraz, y el tema de meter dinero en la “caja de todos” ya si eso.

Por si esta caterva de “dedos largos” no fuera suficiente parece que al selecto club del “churrimange” se une también la UGT

A Cándido Méndez este feo asuntillo de las “facturas falsas” en Andalucía como no se espabile se lo lleva por delante por mucho que Francisco Fernández Sevilla, Secretario General de la UGT andaluza, haya dimitido. Él, que tanto ha hecho por no contaminarse por el virus del mangoneo, va a tener que conjugar el dichoso verbo. Cierto que hace tiempo el líder sindical debió haberse “jubilado”, pero ahora va a tener que ser por la vía de apremio y cubierto de mierda hasta las cejas.

No seremos nosotros lo que digamos que la UGT ha vivido por encima de sus posibilidades a costa de las subvenciones públicas, pero la cosa pinta bastante mal. Eso de que no solo hay que ser honrado sino parecerlo parece que se le está olvidando a Méndez y los suyos, y solo nos faltaba eso, que aquellos que defienden a los trabajadores hayan hecho negocio a nuestra costa.

No, la ciudadanía no puede esperar hasta enero a ver resuelto el tema de la UGT en Andalucía. Las dilaciones en el tiempo no son buenas y menos cuando se trata de demostrar la honorabilidad de una formación sindical. A Méndez no le queda otra que cortar cabezas a la mayor brevedad posible o colgarse el San Benito de liderar una formación con el luminoso de “Golfos Apandadores”

Galiana

 

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s