«Pesadilla antes de Navidad» en Los relatos musicales de @yugm76: Ahí estaré para ti

 

Diciembre, diciembre, diciembre… ¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuándo piensas en este mes? Exacto, de manera espontánea lo relacionas con las fiestas navideñas, las prisas, los reencuentros con familiares y amigos; las comidas, las cenas, las fiestas, las compras…

Se rompe por completo la rutina que se lleva a cabo durante el resto de la temporada, frases como “Si es solo una vez al año” hacen que se tire la casa por la ventana, sin importante ni cómo ni cuánto. Para algunos desde principio de mes ya es una auténtica pesadilla.

¿En eso se basa la Navidad? Medita la respuesta con tranquilidad. Para ayudarte y como regalo te dejo este relato y una frase de Jack Skellington de la película Pesadilla antes de Navidad:Aunque están alucinados nunca comprenderán todo lo que significa la Navidad

 

 

Ahí estaré para ti

Es curioso cómo funciona el tiempo, en ocasiones pasa muy deprisa, en otras muy despacio e incluso es capaz de detenerse, de dar la sensación que nada ha cambiado que, todo sigue igual.

Él es el motivo que me vengan tantos recuerdos a la cabeza y cómo hemos llegado aquí.

Pasé mi infancia en el pueblo. En el invierno estudiábamos en la pequeña escuela del lugar; no era grande, suficiente para nosotros. Por las tardes los deberes rapiditos y a jugar al balón en la plaza hasta anochecer.

En el verano no existen horarios. Nos guiábamos por el sol y por el hambre. Uno nos indicaba la hora de vuelta a casa y el otro la hora de llenar la tripa. Según desayunábamos cogíamos las bicis e íbamos a vivir aventuras a la charca, a la casa de uno o de otro, a la plaza a jugar a cualquier cosa que se nos ocurriera… Siempre había alguno que terminaba con un raspón en la rodilla, algún arañazo o cojeando al torcerse el tobillo.

Un grupo de niños y niñas que no temían a nada ni a nadie. Para los que no había distinción de género, y que jugaban a todo lo que se les pudiera ofrecer. ¡Éramos felices!

El paso de los años hizo que cada uno siguiera por su camino. El instituto, la universidad o los diferentes trabajos, consiguieron que no nos viéramos tan a menudo. En el fondo de nuestro corazón seguían muy presentes los primeros años de nuestras vidas, al menos en el mío.

A pesar de todo continuamos manteniendo el contacto. Al principio las cartas, luego las llamadas de teléfonos y por último los mensajes. El tiempo no solo pasaba para nosotros, también la manera de comunicarnos.

A alguien se le ocurrió la genial idea de volvernos a ver en el pueblo. Todos hemos querido asistir, hemos cuadrado las vacaciones y los días libres para poder reencontrarnos.

Esta mañana se ha parado el reloj, a pesar de las canas, las arrugas, los años….

Os miro, uno a uno, para mi seguís siendo los mismos. Os faltan las ortodoncias, las gafas, las trenzas y demás. Por qué a pesar de los años y las personas que han pasado por mi vida, sé con total seguridad que, vuestra amistad fue y será la más desinteresada y sincera. Vosotros sois y seréis mis verdaderos amigos, y yo siempre estaré ahí.

 

@yugm76

 

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Literatura, Narrativa, Relatos, Relatos musicales, Yu Gm y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s